Pedimos supervisar todas las residencias de personas mayores tras triplicarse la cifra de muertos en marzo

El partido verde reclama también un seguimiento del Servicio de Ayuda a Domicilio en la región.

El pasado mes de marzo murieron unos 3.000 ancianos en las residencias de la Comunidad de Madrid, el triple que un mes normal, como consecuencia del COVID19, según ha confirmado la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso, que hasta ahora no había facilitado esos datos.

La actual crisis sanitaria ha puesto de manifiesto nuestro fracaso como sociedad que cuida de todos sus habitantes, especialmente de los más vulnerables, por falta de previsión, invisibilización de este y otros colectivos vulnerables en régimen residencial, y escaso interés por implementar medidas de control efectivas.

Madrid, con 46.000 personas en 450 residencias privadas, no tuvo en cuenta que en estos el COVID19 se iba a mostrar con toda su virulencia. Esto era previsible por la escasez de personal, la elevada morbilidad de las enfermedades respiratorias en el grupo de mayores, y la vulnerabilidad del sector residencial ante la falta de recursos e inspecciones de control efectivas. No en vano la mortalidad está siendo superior en el sector privado.

Hasta la activación del Estado de Alarma, la única medida adoptada en las residencias fue la restricción de visitas. A partir de entonces, el Ministerio de Sanidad abrió la posibilidad de medicalizarlas y se ordenó la división y selección en espacios diferenciados de personas con el virus y sin él. La entrada de la UME a desinfectar, una semana después, reveló la dramática situación en algunos centros, donde había cadáveres conviviendo con los internos.

Dado el elevado número de personal infectado por el virus y el alto porcentaje de abandono de de trabajadoras, bien por enfermedad, bien por miedo a contagiarse, sindicatos, organizaciones de familias y representantes políticos han solicitado medidas de intervención urgente, ante la evidencia de que nuestros mayores están muriendo solos, por elevado riesgo de contagio y la falta de material de protección

Ante la gravedad de la situación, EQUO reclama la urgente supervisión de todo el sector residencial para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad e intervención establecidas por el Ministerio de Sanidad para contener la pandemia. Asimismo, solicita hacer un seguimiento a los servicios de Ayuda a Domicilio.

Para el partido verde, “esta crisis debe servir para poner en el centro nuestro sistema de cuidados. Debemos preguntarnos cómo están siendo los cuidados de los más vulnerables y si la fuerte mercantilización y privatización del sector (gran parte en manos incluso de fondos buitres) es el modelo de atención humana que queremos”.

 

Comentarios cerrados.