Por una protección de la sierra compatible con el desarrollo económico y los usos tradicionales

Equo y otras organizaciones políticas y sociales piden una protección del medio natural compatible con el desarrollo, en la jornada sobre el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Regional de la Sierra del Guadarrama, celebrada en Cerceda.

Representantes de diversas organizaciones y partidos políticos participaron en la jornada informativa sobre el Plan de Uso y Gestión de la Sierra del Guadarrama, celebrada este sábado en Cerceda.

El Alcalde de El Boalo, Cerceda y Mataelpino, Javier de los Nietos, ha dado la bienvenida a las personas asistentes a la jornada, presentada por la concejala de Medio Ambiente de esta localidad y miembro de Equo, Florentina Carrasco, y moderada por Alejandro Sánchez, coportavoz de EQUO Madrid y diputado de Podemos en la Asamblea.

Tras las intervenciones de los ponentes, Ana Sabaté (coordinadora de Equo Sierra de Madrid), Ricardo Roquero (presidente del Observatorio de Patrimonio de la Sierra de Guadarrama), Gema Revenga (concejala del Ayuntamiento de Manzanares el Real), Belén García (Ecologistas en Acción), Alfredo Berrocal (Presidente de  la Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de Madrid) y Carlos Fernández (Gerente de la Federación Madrileña de Montañismo) se ha iniciado el debate abierto sobre esta importante norma, que regulará qué es lo que se podrá hacer y cómo, dentro del Parque Nacional.

Durante el debate, se ha incidido en que la protección del entorno natural debe ser compatible con el desarrollo socio económico de las poblaciones que viven en la sierra y en que hay que dar más importancia a la información, formación y educación que a la aplicación de prohibiciones y sanciones.

Evitar la pérdida de los usos tradicionales

Los intervinientes han coincidido en la necesidad de regular la protección de la sierra, por la fuerte presión que sufre, tanto por los numerosos visitantes que recibe cada año como por la necesidad de apoyar los usos tradicionales que se están perdiendo, como la ganadería extensiva, imprescindible para su conservación.

También han señalado otros muchos aspectos que deben quedar bien regulados, como la movilidad (acceso a la sierra y problemas de tráfico), la necesidad de tomar medidas para evitar incendios, el que exista un catálogo de senderos, el uso de la caza, la contaminación lumínica, la importancia del patrimonio material e inmaterial de nuestra sierra…

La sociedad civil quiere ser escuchada y por ello se presentarán alegaciones por parte de las numerosas organizaciones participantes dentro de plazo, que termina el 1 de marzo.

 

 

Comentarios cerrados.