Exigimos medidas más eficaces frente al insuficiente protocolo de contaminación de la Comunidad

Dos años después de que lo hiciera el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad ha aprobado un protocolo para escenarios de alta contaminación por NO2 muy parecido al del borrador inicial y en el que adopta los mismos umbrales que el Consistorio madrileño, a la hora de actuar.

Equo Madrid se felicita por la decisión de la Comunidad de Madrid de aprobar un protocolo de contaminación, aunque con siete años de retraso desde la denuncia de la Unión Europea a España por incumplir la directiva europea de calidad del aire, pero señala que las medidas que incluyen los diferentes escenarios son insuficientes y no van a conseguir atajar el problema.

La formación verde defiende la actuación de la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Inés Sabanés, y afirma el protocolo de Cristina Cifuentes, es una colección de sugerencias y recomendaciones a las Administraciones y las empresas, con pocos efectos reales y, además, llega tarde. Como ejemplo, señala que las limitaciones de velocidad que establece son irrelevantes, apenas 10 km/h de reducción en las grandes circunvalaciones y accesos, con lo que no logrará reducciones apreciables del NO2.

Medidas demagógicas e ineficaces 

En su opinión, lo más destacado del protocolo regional es la petición a los ayuntamientos de más de 75.000 habitantes de planes de lucha contra la contaminación propios, pero para que estos sean efectivos se necesitan dos cosas: una ley de movilidad sostenible como la que ya tienen Cataluña y Valencia y la que está elaborando Andalucía, y que la Comunidad ayude a los municipios metropolitanos a elaborar e implementar esos planes de movilidad y lucha contra la contaminación. Es decir: ayuda técnica y económica y menos demagogia.

Para el coportavoz de Equo Madrid y diputado del grupo parlamentario Podemos en la Asamblea de Madrid, Alejandro Sánchez,  “es imprescindible esa ley de movilidad sostenible, pero medida por medida, hay unas cuantas cosas que también se pueden hacer”.

En este sentido, la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea ha aprobado una PNL, presentada por Sánchez, en la que, entre otras actuaciones, se insta al Gobierno de Cifuentes a:
1) Reforzar la capacidad del transporte público.
2) Crear un billete reducido en episodios de alta contaminación.
3) Estudiar la disposición de los aparcamientos disuasorios y conectarlos a la red de transporte público de gran capacidad, básicamente Metro y Cercanías, por medio de autobuses lanzadera, si es preciso.
3) Habilitar carriles Bus VAO en todos los accesos a Madrid. Sólo existe en la A6
4) Aplicar restricciones (en los escenarios más elevados) para aparcar en subterráneo, empezando por los edificios públicos (ministerios, consejerías, ayuntamientos) pero también en las grandes empresas de más de 200 trabajadores. Se podía exigir que solo puedan aparcar personas que van en coche compartido, de bajas emisiones, o que tengan movilidad reducida. Esta medida es  fundamental, según los expertos.
5) Reforzar la red automática de medidores de contaminación de la Comunidad. La actual es totalmente insuficiente y ciudades tan grandes como Parla, Pozuelo o San Sebastián de los Reyes no tienen ni un solo medidor.

No se admiten más comentarios