Denunciamos que el objetivo de la intervención de cuentas de Montoro es paralizar la gestión de Ahora Madrid

El Ministerio del Hacienda ha intervenido las cuentas del Ayuntamiento de Madrid, alegando incumplimiento de la regla de gasto, a pesar de que Ahora Madrid ha reducido en más de 2.000 millones la deuda municipal que dejó el PP, desde su llegada al Palacio de Cibeles, y de haber cerrado las cuentas de 2016 con superávit.

Cristóbal Montoro ha enviado una carta al Consistorio comunicando que revisará cada semana las cuentas del Ayuntamiento de Madrid hasta que se apliquen recortes de gasto por cuantía de 238 millones en 2017 y, de no acatarse esta medida, aplicará otras más drásticas.  

Equo Madrid considera esta decisión una grave intromisión en el Gobierno municipal, cuyo único objetivo es paralizar su actividad, ya que el Ejecutivo de Ahora Madrid tiene las cuentas saneadas y ha demostrado que es posible reducir la deuda aumentando la inversión social, en contra de lo que ha hecho el Gobierno de Mariano Rajoy.

Para la formación verde, es intolerable que Montoro intente dar lecciones de gasto, cuando el PP ha incumplido sistemáticamente la regla de gasto y la de estabilidad presupuestaria, ha acabado con la hucha de las pensiones y va camino de liquidar el Estado del bienestar.

Una decisión con trasfondo político

En su opinión, la decisión de Montoro tiene un trasfondo político claro: forzar que todo el superávit se dedique a la amortización de deuda y no a inversiones sociales, para generar descontento en la ciudadanía y recuperar el Gobierno de la ciudad e impedir que el éxito de las políticas de Ahora Madrid pueda abrir la puerta de acceso a La Moncloa a las fuerzas del cambio.

Equo Madrid apoya la postura de Ahora Madrid y rechaza la interpretación que hace el Ministerio del Hacienda de la normativa legal, una retorcida interpretación criticada por la Federación Española de Municipios y Provincias y por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, cuyo objetivo es castigar a un ayuntamiento que demuestra que es posible poner la economía al servicio de la ciudadanía y no de los intereses privados.

No se admiten más comentarios