Denunciamos que la cementera de Morata seguirá quemando residuos pese a la anulación de su autorización

 Equo Madrid denuncia que la cementera de Morata de Tajuña podrá seguir quemando residuos, a pesar de que el Tribunal Supremo ha anulado la autorización de esta actividad, y alerta de los riesgos para la salud pública que ello implica.

El Tribunal Supremo ha anulado la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y la Autorización Ambiental Integrada (AAI) de la cementera Porland Valderribas en Morata de Tajuña, por defectos de forma en su tramitación, tal y como denunciaron Ecologistas en Acción y la Asociación de Vecinos de Morata de Tajuña, a la que pertenece la coportavoz de Equo Madrid, Clotilde Cuéllar.

El fallo determina que ambos procedimientos no pueden ser simultáneos y afirma que la Declaración de Impacto Ambiental debe ser previa, para, posteriormente, tener en cuenta su contenido en la Autorización Ambiental Integrada, que debe ser, en todo caso, posterior y supedita al contenido de esta DIA.

El riesgo para la salud pública continúa

Sin embargo, el Supremo no se pronuncia sobre la idoneidad de incinerar residuos en dicha planta. Por esta razón, para Clotilde Cuéllar, también concejala de Arganda del Rey y miembro de la Plataforma Residuo Cero Madrid, la sentencia es “una victoria del movimiento vecinal y ecologista, pero no acaba con el riesgo que suponen las emisiones tóxicas derivadas de este proceso para la salud de quienes habitan en su entorno, por lo que seguiremos exigiendo el fin de esta actividad”.

En este sentido, la formación verde señala que la Comunidad de Madrid se adelantó a la sentencia judicial y revisó la AAI el pasado mes de mayo, dejando sin efecto la del año 2013, por lo que la planta está autorizada para seguir operando, empleando como combustible diferentes tipos de residuos, como neumáticos usados, lodos de depuradoras, la fracción no compostada de residuos municipales y plásticos, entre otros.

Esto supone apostar por la incineración, en plantas industriales, como método de gestión de residuos, es lo que se conoce como valorización energética, con el agravante de que no parece existir un control riguroso de la posible entrada de sustancias peligrosas, mezcladas con estos residuos autorizados.

Equo Madrid afirma que “el riesgo para salud pública, asociado a la emisión de sustancias contaminantes como las dioxinas, sigue existiendo, aún cuando se cumplan los límites impuestos en la nueva autorización”. Así se pone de manifiesto en el trabajo de investigación ‘La mortalidad por cáncer en ciudades situadas en las proximidades de incineradoras e instalaciones para la recuperación o eliminación de residuos peligrosos”, publicado en 2013, por el Instituto de Salud Carlos III.

Por todo ello, Equo Madrid aboga por “un cambio de modelo en el tratamiento de los residuos, descartando la incineración y su eufemismo, la valorización energética, como el procedimiento más adecuado para gestión de los residuos en la Comunidad de Madrid”.

No se admiten más comentarios