EQUO Madrid descarta la propuesta de Ana Botella de cubrir los servicios públicos con voluntarios

Q-M propone la cesión gratuita de locales en desuso, para proyectos culturales o sociales autogestionados

Para EQUO Madrid, la propuesta de la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de cubrir los servicios públicos con voluntarios, no es más que una “ocurrencia”, totalmente inviable.
La portavoz de EQUO Madrid, Inés Sabanés, asegura que “los objetivos del voluntariado son incompatibles con la sustitución de puestos de trabajo, en servicios públicos consolidados e imprescindibles”, como los son las bibliotecas.

Según Sabanés, “la propuesta del voluntariado, como fórmula de absorber los recortes en servicios y gastos necesarios, supone distorsionar los principios y la contribución al bienestar comunitario, a la vez que se refuerza la precariedad laboral”. Por ello, Equo Madrid se opone a que ningún puesto de trabajo necesario sea cubierto con voluntarios, y considera que se debe garantizar el funcionamiento de las dotaciones, con el personal necesario.

En este sentido, es urgente la puesta en funcionamiento de las bibliotecas, así como la previsión necesaria de personal y recursos, para asumir la transferencia de las que están gestionadas por la Comunidad de Madrid.

Abuso de los ciudadanos

Sabanés lamenta que se pida, ahora, que los ciudadanos “tengan que sacar las castañas del fuego” de los continuos errores que se han cometido”, como la obra de la M-30. Los costes de dicha inversión y sus intereses habrían permitido mejorar infraestructuras y dotaciones públicas imprescindibles.

Además, EQUO Madrid denuncia que Ana Botella y el PP hayan dado un salto cualitativo en sus propuestas laborales, pasando de los “minijobs” – trabajos con reducido sueldo -, a trabajos no remunerados, abusando, así, del voluntariado.

Propuesta de autogestión

Para EQUO Madrid, es contradictorio apelar a la responsabilidad social, cuando no se han facilitado recursos ni ayudas para su desarrollo.  Es sabido que diferentes colectivos han reclamando, reiteradamente, “espacios públicos”, para diversos proyectos, sin que el ayuntamiento haya facilitado, suficientemente, estas demandas.

Por ello, esta organización propone que el Ayuntamiento haga público el censo de locales públicos en desuso o infrautilizados, de las diferentes Administraciones, y de las promociones públicas de vivienda y que se encuentren vacías, para poder actuar en beneficio del interés general. El censo permitiría poner – de forma gratuita – estos espacios a disposición de colectivos, para proyectos de interés comunitario, y para su uso autogestionado, con la participación vecinal.

En una situación de grave crisis como la actual, estos espacios se podrían destinar además,  a proyectos e iniciativas de emprendedores – autoempleo –, generando, así, tejido empresarial.

Por otro lado, EQUO Madrid considera que los distintos espacios de autogestión son complementarios  – y no contradictorios- con las ofertas institucionalizadas. Modelos como “Tabacalera”, el Patio Maravillas, S. Carlos Borromeo, la “Prospe” u otros proyectos reclamados y de interés comunitario, complementan, desde la diversidad, necesidades en los barrios,  sin que ello suponga prescindir, ni recortar derechos y necesidades laborales o sociales.

EQUO Madrid asegura que las reivindicaciones, para la participación en Madrid, contienen ya propuestas elaboradas y consensuadas por el movimiento vecinal y otros colectivos, para que el Ayuntamiento pueda canalizar demandas existentes y que exigen, entre otras cosas, participación en los  presupuestos de los barrios, para dotaciones o nuevos proyectos.

 

Comentarios cerrados.