Mesa Redonda sobre Cambio Climático: reflexiones después de Durban

El pasado miércoles 25 de enero se celebró el acto central de la campaña organizada por EQUO Madrid bajo el lema Actuemos contra el Cambio Climático, que busca no sólo informar sobre la gravedad de este problema sino concienciar a la ciudadanía de la urgencia de actuar contra él.

El acto consistió en una mesa redonda en la que participaron Aida Vila (responsable de Cambio Climático de Greenpeace), Juan López de Uralde (miembro de la comisión gestora de Equo), Teresa Ribera (ex Secretaria de Estado de Cambio Climático) y Llorenç Serrano (secretario confederal de Medio Ambiente de CCOO). Todos ellos asistieron a la pasada Cumbre del Clima en Durban, por lo que pueden hablar de lo que allí aconteció con total conocimiento de causa.

El acto se celebró en un aula de la Escuela de Relaciones Laborales, que pronto vio desbordada su capacidad por la gran afluencia de asistentes, confirmando que el Cambio Climático continúa siendo un serio motivo de preocupación para muchas personas, pese a que los medios apenas se ocupen del asunto.

Tras realizar una breve presentación de los participantes, Juantxo quiso plantearles tres preguntas para que cada uno aportase su personal visión sobre ellas.

La primera pregunta fue, inevitablemente, la Cumbre de Durban ¿éxito o fracaso?

Teresa Ribera destacó los aspectos positivos de la Cumbre, como la voluntad explícita de la mayoría de las naciones de llegar a un acuerdo jurídico internacional, con unas reglas fijadas de antemano, así como el hecho de que Kioto aún siga vigente. Como aspectos negativos, no se logró incrementar la ambición sobre el límite de emisiones, ni mantener la presión sobre la idea de la urgencia de actuar.

Llorenç Serrano habló del esfuerzo de los negociadores por llegar a un acuerdo después del rotundo fracaso de Copenhague, pero a su vez se puso en cuestión por primera vez que sea posible lograr el objetivo de limitar el aumento de 2º de la temperatura global. También destacó la presencia de una agenda más social en una cumbre climática.

Aída Vila consideró que el acuerdo alcanzado en Durban se quedó corto, ya que simplemente se acordó llegar a otro acuerdo posterior para reducción de emisiones, que no se implementará hasta 2020. Si bien el protocolo de Kioto sigue vigente, no se han decidido las normas que regirán entre su finalización y la entrada en vigor del siguiente acuerdo. Tampoco se ha llegado a un acuerdo sobre la financiación necesaria para el proceso.

La segunda pregunta planteada por Juantxo tiene su punto de partida en la Cumbre de Río de Janeiro, cuando por primera vez las naciones toman conciencia del Cambio Climático y de que está causado por las emisiones derivadas de la actividad humana. Si esto es así ¿por qué las emisiones no han dejado de aumentar desde entonces?

Llorenç interviene en primer lugar para destacar que los países consideran que para tomar medidas con objeto de reducir las emisiones, es necesario hacer un sacrificio, y no están dispuestos a asumir ese sacrificio. También considera que hay una gran falta de información entre las personas que tienen que tomar las decisiones. Aída lo plantea sin embargo en términos de doble moral, más que de sacrificios o falta de información: frenar el Cambio supone un beneficio para la gran mayoría de la población, pero un perjuicio para un pequeño sector de la industria, que es la de los combustibles fósiles. Este lobby ejerce una gran influencia en EEUU, que a su vez es visto como referencia para el resto de los países. Teresa también considera que no es un problema de falta de información, sino de miedo e intereses egoístas de las naciones. Destaca la dinámica perversa de muchos países que se niegan a tomar medidas si otros países no los toman, en particular EEUU.

La tercera pregunta que todos nos hacemos es ¿a qué estamos esperando? ¿qué podemos hacer a partir de ahora?

Aída responde que lo único que podemos hacer es continuar insistiendo y mantener el proceso, intentando aumentar la presión sobre los gobiernos. También destaca la importancia de la movilización social para evitar algunas actuaciones del sector de los combustibles fósiles. Teresa sostiene que hay que aprovechar todas las oportunidades para el compromiso, concretamente de la Unión Europea, manteniéndose a la altura de las circunstancias como elemento de referencia para el resto del mundo. Del mismo modo, impulsar las coaliciones y alianzas en todos los frentes y ámbitos geográficos para lograr actuaciones comunes en políticas de agua, transportes, agricultura, etc. Llorenç, por último, destaca la tarea de defender la realidad científica, así como la vigencia y validez de la agenda europea. Así mismo, impulsar la adopción de medidas que sirvan para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de reducir el consumo de combustibles fósiles, vinculándolos a determinados aspectos de la economía que les afecten directamente, sin olvidar otras medidas que puedan conducir a un cambio de modelo productivo hacia lo sostenible.

Tras las intervenciones de los ponentes, se abrió el turno de debate en el que los asistentes pudieron plantearles algunas preguntas. Sin embargo, por falta de tiempo material, el debate no se prolongó todo lo que habríamos deseado. Finalmente, el acto concluyó con unas palabras de agradecimiento y despedida de Inés Sabanés (portavoz de la Mesa de Coordinación de EQUO Madrid), y con la promesa de organizar una segunda edición de la mesa redonda en la que poder continuar el debate abierto.

[Publicado por EQUO Madrid Ciudad Este]

Comentarios cerrados.